viernes, 9 de diciembre de 2011

En la Sala Máximo Avilés Blonda del Palacio de Bellas Artes


Santo Domingo, teatro
8:30 P. M.

La Compañía Nacional de Teatro continúa presentando la obra «Duendes y locos de las dunas», ganadora del Premio Nacional de Teatro 2010, en la Sala Máximo Avilés Blonda del Palacio de Bellas Artes, bajo la dirección del laureado director teatral Giovanny Cruz. Con el montaje de la nueva producción se cierra el programa «Encuentro de Directores Dominicanos», que inició la Compañía el año pasado con la presentación de la obra La Cena de las Solteronas, de Franklin Domínguez.

La obra cuenta con las actuaciones de Yorlla Castillo,Vicente Santos, Nilleny Dipton, Wilson Ureña, Ernesto Báez, Cristela Gómez y Manuel Raposo, a quienes Giovanny Cruz calificó de profesionales de talento y disciplina. «Para mi ha sido un verdadero orgullo conducir durante más de tres meses esta tropa de magníficos actores dominicanos», señaló el experimentado director, quien agregó que el resultado podrá ser apreciado por el público.

De su parte, la directora general de la Compañía Nacional de Teatro, Karina Noble, expresó su satisfacción por el trabajo realizado por Giovanny Cruz, «quien, como nos tiene acostumbrados, nos regala un montaje lleno de magia, donde ha sabido sacar a flote lo místico y lo puramente humano». Noble también mostró satisfacción por el trabajo realizado y por el esfuerzo por mantener la excelencia en cada uno de los montajes del Encuentro de Directores Dominicanos, «donde se lucieron los diferentes estilos de dirección de nuestros laureados creadores».

La obra narra un supuesto pueblo que se creó entorno a las Dunas de Baní, donde un día los habitantes descubrieron un manantial, el cual generó agua suficiente para vivir y progresar. Sin embargo, luego de algunos años de disfrutar del preciado líquido, el agua se agota.

Luego de siete años de penurias y desolación llega a la aldea, extraviado, Iván Villeta, el mismo ingeniero que desviara las aguas subterráneas del río que alimentaba el manantial, quien comunica que van a devolver el río a su cause original porque unos chinos necesitan agua para un proyecto. La noticia generó alegría pero también sed de venganza. El desenlace es impactante y sorprendente.