martes, 15 de mayo de 2012

Era una encrucijada oscura y tenebrosa...


Fernando Ureña Rib





















U-topía
Fábula

Fernando Urena Rib


Se encontraron inesperadamente dos topos que venían cavando la tierra desde ángulos distintos. Era una encrucijada oscura y tenebrosa. De dónde vienes y adónde vas, pregunta el más viejo. Te puedo decir de dónde vengo pero no sé dónde voy. Soy joven, cavo por instinto y cuando me siento cansado me echo a dormir, recostado a los muros de la galera. No me has dicho de dónde vienes. Creo que vengo del sur. Hacía mucho frío y para calentarme empecé a horadar la tierra. Uno hace un hueco y se siente a gusto. ¿No te enseñaron tus padres cómo calcular coordenadas y colindancias, dónde están el norte y el sur? ¿No te explicaron cómo saber cuándo sobreviene el invierno y cuándo el verano? Frente a usted, debo admitir que soy un topo sin educación. Mi padre nos abandonó siendo yo muy pequeño y mi madre tenía muchos hijos y como no nos podía controlar a todos, algunos nos perdímos, insertados en los oscuros laberintos subterráneos sin saber a dónde íbamos o cómo regresar y reencontrarnos en la confusión de los túneles. A veces presentíamos el verano y salíamos a la superficie a buscar almendras, bellotas y frutas maduras. Pero en esas andanzas nunca he vuelto a ver a mis hermanos ni a mi madre, aunque los busco desesperadamente. Ah..., entonces sabes a dónde vas. Vas en busca de tu familia. Quizás pueda ayudarte. ¿Por qué? Bueno, es que yo estaba un día perforando en terreno arenoso y de pronto caí y quedé atrapado en un túnel profundo. Me he sentido muy solo y triste desde entonces y estoy tratando de volver a encontrar de nuevo mi familia, que es la razón de mi vida. Aunque quizás ellos piensen que los he abandonado, cuando en realidad los busco, igual que tú, desesperadamente.