viernes, 20 de julio de 2012

¿Y el sancocho de habicuelas? ¿Y el moro con bacalao?





















Habichuelas
Décimas

Gabriel Moquete

Habicuela colorada
de San Juan de la Maguana,
«etiqueta de sabana»
con una historia dorada.
Tu piel, de bija pintada
mucho recuerdo amontona,
parece que Anacaona
aun palpita, todavía,
tarareando melodias
en los trillos de la zona.

Parece tan natural
que la gente te prefiera,
estás en la talanquera,
en el portón principal.
Eres la hija puntual
del orgullo y la honradez,
de esa llanura que es
sentimiento y pasión nuestra,
por donde Sánchez penatra
¡para nacer otra vez!

Eres hija, ¡tambien hija!
de la valiente llanura
madre de la tierra pura,
«cachetes» color de bija.
Tambien a ti te cobija
el mismo cielo que un día
vio al esposo de Mencìa,
el gran cacique Enriquillo
elevarse por los trillos
mordido de rebeldìa.

Y Lemba, tenso en ardores
a pasos de libertad
combatió allí la maldad
de los esclavizadores.
Y allì, el rugir de tambores
colmó al eco de potencias,
allí fue la resistencia
con nuestras mayores guerras
para dar a nuestra tierra
la sagrada independencia.

Entinces, tú eres de allí,
pero estás en todas partes
porque muy bien te repartes
para suplir el paìs.
Alimentaciòn feliz
del pueblo Dominicano
al alcance de la mano
de cualquier humilde hogar,
sabroso y rico manjar,
alimento cotidiano.

Fhaseolus vulgaris, es
nombre cientifico dado
a este producto apreciado
de nacional interés.
En Suramérica fue
en donde los Españoles
conocieron los frijoles
 y los eharon a andar,
Méjico ya era un nidal
de estos granitos de soles.

Contiene una proteína
de potencial interés,
es la Faseolina  T
que su valor determina.
Es muy rica en vitaminas,
poderosa en minerales,
unos cuantos, como tales,
el hierro, el cobre, magnesio,
que gozan de mucho aprecio
por sus aportes formales.

Tiene vitamina  A,
posee vitamina  C,
y el potacio en ella es
en muy alta cantidad.
Antioxidante que da
una limpieza segura,
el cáncer del cólon cura
por esta gratis limpieza,
además de que en la mesa
es una comida pura.

Pompadour es variedad
de este tipo de habichuela
común en cualquier parcela
por su buena calidad.
Como la tierra es feraz
en San Juan de la Maguana,
tanto Pompadour Mocana
como la Pompadour Checa,
 crecen hermosas y frescas
en condiciones muy sanas.

Reduce el colesterol
porque no contiene grasa,
es la reina de la casa
desde el bebé hasta el mayor.
Y si coloca el frijol
en remojo previamente,
el agua del recipiente
no la bote, use también,
porque tiene cien por cien
buena carga de nutrientes.

Ahora la habichuela està
a sus manos, facilita,
usted la compra blandita
y se economiza el gas.
La marchanta, una vez más,
se liga al afán social,
la precariedad barrial
sacude en ella la idea
y sale con la batea
a buscar..., vida legal.

En cualquier forma servidas
las habichuelas son buenas,
pero, un morito, en la cena
con huevos,  ¡son atrevidas!
Guisadas, no hay más comida
que más al ánimo impulse,
y no hay rival que concurse
 ante una rica merienda
y la dulzura tremenda
de la habicuela con dulce.

¿Y el sancocho de habicuelas?
¿Y el moro con bacalao?
¿Y el concòn «habichuelao»
ligadito en la cazuela?
Por ahì la mente vuela
y no se cansa de andar,
va de manjar en manjar
mencionando tantas cosas
que esta planta prodigiosa
no se cansa de brindar.

La crema es un alimento
que al niño le hace muy bien,
económico sostén
que le ayuda en el sustento.
Y en horas de esparcimiento,
llévelo a una heladerìa,
y en vez de una porquería
bríndele un sabroso helado
de habichuela prepardo,
¡y verá qué chulería!

De manera pues, señores,
que San Juan de la Maguana
por ser tan fecunda y sana
es San Juan de los Sabores.
Hoy que rendimos honores
a esta iluestre «botijuela»
bien arriba el alma vuela
para gritar desde el cielo:
¡gracias,soberano suelo,
gracias por tus habicuelas!