lunes, 24 de septiembre de 2012

David divisa la rosa desnuda bajo el rocío















Rey David
(Libro de Samuel capítulo 11)
Décimas

Gabriel Moquete

Una tarde, el rey David
paseándose en su azotea
ardorosamente otea
a una mujer desde allí.
Contemplaba el rey así
a Betsabé, que inocente
se bañaba dulcemente
en el baño de su hogar
sin saber que ‘al natural’
la captaría un rey ardiente.

Era Betsabé la esposa
de un señor llamado Urías,
bella mujer, que tenía
cuerpo de figura hermosa.
David divisa la rosa
desnuda bajo el rocío
y con el valor y el brío
propios de su gran poder
manda a buscar la mujer
cual cosa de su albedrío.

Betsabé llega ante el rey
como quien cumple un mandato
pero David, de inmediato
convierte su amor, en ley.
La ovejita de su grey
va a su aposento sumisa,
el rey sobre ella desliza
todo el sabor del poder
y seduce a la mujer
que corresponde indecisa.

El rey ha tenido el gozo
que el gusto ajeno le ha dado,
ahora indaga interesado
la situación del esposo.
Joab le informa que el mozo
es Urías, el hitita,
a David, el ansia invita
aquél hombre conocer
y da orden de traer
al tal Urias a su vista.

Acude ante el rey Urías,
y David un brindis le hace
que al buen hitita complace
y lo llena de alegría.
El vino al súbdito guía
a una mansa borrachera,
David, con la ratonera
cebada para su fin
fue preparando el trajín
con su estrategia severa.

Al mismo Urías le entrega
una carta que a Joab
el hitita entregará
con una orden palaciega.
La carta que a Joab llega
da orden determinante
de poner a Urías delante
en el frente de batalla
para que cualquier metralla
muera el hitita al instante.

Y así fue, Urías cayó
en el frente combatiendo
y David siguió viviendo
con la rosa que dejó.
Un niño luego nació,
un niño que a pocos días
raramente se moría
con gran pesar de David,
llora el rey con frenesí
lleno de melancolía.

Pasa el tiempo, y nuevamente
Betsabé sale preñada,
otro niño en la morada
le nace al rey imponente.
Luce el hogar floreciente
lleno de ardiente pasión,
ha nacido un gran varón
para orgullo de su grey,
el niño es futuro rey,
le llamaron Salomón.