lunes, 3 de septiembre de 2012

Reto ante la evidencia de irregularidades y malversación de fondos

Brenda Sánchez




















Brenda Sánchez con el reto
de enfrentar la corruptela
en el Gran Teatro del Cibao

Uno de los escándalos que reveló la corrupción rampante de la gestión de José Rafael Lantigua en el Ministerio de Cultura con la denuncia de irregularidades y malversación de fondos en el Gran Teatro del Cibao es colocado en el orden del día tras el nombramiento de la presentadora de televisión Brenda Sánchez como directora del desprestigiado centro cultural santiaguero.

Como en el país no se castiga la corrupción administrativa el señor Lantigua anda riéndose por las calles. La fechoría se había iniciado en octubre de 2010 con la cancelación injusta y arbitraria de la artista Gina Rodríguez como directora del Gran Teatro del Cibao. Gina Rodríguez no sólo fue cancelada sino que además se intentó enlodar su trayectoria de figura pública de Santiago y de hecho ella tuvo que soportar el escarnio. No fue la única persona honorable que tuvo que sufrir acciones denigrantes de parte de José Rafael Lantigua.

El día 11 de enero del año pasado el señor Lincoln López, director del Gran Teatro del Cibao, anunció en una rueda de prensa que había suspendió a cinco empleados del área administrativa debido a que una auditoría descubrió irregularidades y malversación de fondos. Anunció que si esas personas no eran canceladas por el Ministerio de Cultura él renunciaría. La lista de empleados suspendidos estaba encabezada por la administradora del Teatro, Nancy Azcona.

José Rafael Lantigua
La señora Azcona, con su aparato administrativo sin ninguna formación al nivel cultural que se requiere, fue impuesta y mantenido en ese cargo por el dirigente político de Santgiago Francisco Domínguez Brito. La señora Azcona se opuso a la gestión de una de las mejores direcciones que ha tenido el Teatro, la de Gina Rodríguez, quien obtuvo grandes logros, implementó no sólo actividades artísticas de alto nivel sino un calendario que institucionalizó esas actividades en los medios de comunicación, creando una imagen positiva. Creó la Orquesta de Cámara del Teatro, constituida por músicos que laboraron desinteresadamente.

Uno de sus logros indiscutibles fue la organización semanal del Lunes de Jazz, que le dio brillo y resultados materiales al Teatro, dirigido ese proyecto por los artistas Fátima Franco y Cuquín Curiel. Cuando luego de un proceso de difamación en su contra Gina Rodríguez fue destituida por Lincoln López, éste cometió la torpeza de dejarse manipular por la señora Nancy Azcona y suspendieron el contrato de Lunes de Jazz, que entonces fue llevado pro sus coordinadores a donde hoy es celebrado con gran éxito, en Soho Rooftop, quinto nivel Bella Terra Mall. El Teatro del Cibao perdió un excelente espacio de la cultura musical de Santiago.

Tras la denuncia en enero del año pasado de Lincoln López hubo entonces un escarceo ridículo del señor Lantigua, quien anunció que iba a suspender a López como director del Teatro. Pero el señor López a su vez anunció que revelaría acciones bochornosas, retiraba su propósito de renunciar y que retaba a Lantigua que lo suspendiera. Lantigua se metió el rabito entre las piernas.

La administración del presidente Danilo Medina en el gobierno central y de José Antonio Rodríguez en el Ministrio de Cultura tiene ahora un reto ante la evidencia de irregularidades y malversación de fondos en el Gran Teatro del Cibao, donde los cheques se han hecho a mano en una «maquinilla mecánica» sin ningún rigor contable.

Hay que preguntarse si después de que la señora Nancy Azcona fue mantenida en la administración del Gran Teatro pese a la oposición de los directores Gina Rodríguez y Lincoln López, y la denuncia directa de éste sobre dolo, nunca desmentido, ahora la dama Brenda Sánchez, designada nueva directora, se permitirá asumir la función con un departamento admistrativo corrompido y que ha llenado de vergüenza a la cultura de Santiago.