viernes, 4 de mayo de 2012

Deficiencia que debe ser resuelta para el año que viene


Santo Domingo, Feria del Libro
9:00 A. M.

La Feria del Libro entra en sus días finales porque debe ser clausurada el domingo próximo y hoy es viernes. Asuntemos que las actividades de la Feria comienzan a las 9:00 de la mañana cuando se colocan las ollas en las hornillas de la cocina, los payasos salen a frecuentar el ambiente. Para la Feria del año próximo, la XVI, no estará don José Rafael Lantigua, que no resolvió uno de los problemas claves que han sido señalados en los últimos años, cual es que en conferencias, coloquios, puestas en circulación y otras actividades bajo techo, regularmente no se cuenta con público.

Algunas veces conferencistas extranjeros, artistas extranjeros que realizan actos en recintos cerrados, como el auditorio del Museo de Arte Moderno o el saloncito del Pabellón de Autores Dominicanos, encuentran que no encuentran público, lo que es un problema desagradable. Usted va a dictar una conferencia y cuando llega a la sala asignada la encuentra vacía, con el coordinador del área y el «maestro de ceremonia», quizá una o dos personas más. Sólo se llenan los salones cuando quienes se van a presentar son personalidades muy trascendentes a nivel internacional.

Tanto los funcionarios del Ministerio de Cultura como los ejecutivos de la Comisión de la Feria del Libro saben que eso ocurre año tras año. El año pasao nosotros advertimos que ello podía ser corregido. Y puede ser corregido porque hay formas de contratar públicos, por ejemplo, mediante acuerdos con universidades para que determinadas actividades sean coordinadas con profesores que pongan a sus estudiantes el tema a tratar como parte de su clase.

Ello incluso sería una actividad que enlazaría muy bien la Feria con la academia universitaria y sería un motor de creación de empleo. Se nombrarían coordinadores por área, de modo que si un fulano de un país extranjeros viene a ofrecer una conferencia acerca de un problema de la biología, los estudiantes de biología de tal universidad tendrían que venir a escuchar, recoger información que se prepare, entrevistar al fulano biólogo extranjero y ofrecer luego el informe en clase al profesor. Páguesele un incentivo al coordinador del área de ciencias naturales, al profesor, lléguese a un acuerdo con la unidad académica correspondiente, bríndele un refrigerio a los estudiantes, llene el salón de personas adultas, estudiantes universitarios, profesores universitarios. Así hay menos gente comiendo fritanga en las calles y beneficiándose intelectualmente de la Feria.