miércoles, 4 de julio de 2012

Nos remitió un mail con un virus "troyano"


Basilio Nova















Basilio Nova responde
¿con un dardo envenenado?

Basilio Nova está metido en un problema. Es importante decirle que él no tiene enemigos. En el ambiente cultural, literario, dominicano, los golpes oportunistas, la embestida por la espalda, es desgraciadamente frecuente. Basilio cometió un grave error y él debe admitirlo como su mejor respuesta, en su defensa.

En el día de ayer recibí un correo de Basilio. Tenía una ponzoña. Lauristely Peña Solano ha sido la persona que con un valentía extraordinaria ha denunciado el atropello de Basilio contra un grupo de adolescentes que pisaba el escenario de un teatro por primera vez. En medio de la función Basilio ordenó bajar el telón, suspender un espectáculo que esos adolescentes, casi niños, presentaban con toda la ilusión del mundo, ante sus familiares, amigos y autoridades. Lauristely, con un coraje fuera de serie, describió con lujo de detalles la grave situación que se presentó en la Sala Monina Solá del Centro Cultural Narciso González.

Pero Lauristely Peña Solano ha solicitado reiteradamente, ha exigido en realidad. que se escuche la otra campana, que es importante que la gente conozca la versión de Basilio Belliard.

Ha sucedido ayer algo insólito. Dice la gente del pueblo que el diablo siempre está despierto. Ayer recibí en nuestro correo acotejo@gmail.com un mensaje dirigido por Basilio. Cuando lo abrí el antivirus alertó inmediatamente que el mensaje estaba infestado por el virus conocido como «troyano», bastante peligroso. El diablo y su hermano, dice cualquiera.

Basilio Nova, que es denunciado como capaz de atropellar los anhelos de un grupo de jovencitos, ¿también es capaz de remitir un virus peligroso al taller, directamente a la computadora, al ordenador, del editor que acogió la denuncia en su contra? Pues yo, Clodomiro Moquete, que me considero un crítico implacable muy frecuente, que asumo que cierta gente actúa equivocada, que quiero corregir el entuerto, la injusticia, el daño o agravio que se causa a alguien; ese mismo que soy yo, digo que no creo, en modo alguno, que Basilio haya enviado adrede un mensaje de correo envenenado con un virus. Ha sido una terrible coincidencia que la contaminación se agregara justamente ahora.

Desconozco el contenido del correo que envió Basilio pues evidentemente no lo abrí, porque si lo abría el virus se iba a introducir en mi equipo. Era un mensaje dirigido a un grupo. Estaba dirigido a mi correo y también a
.neparocxa@hotmail.com,
.notideportes@msn.com,
.amoroso_014@hotmail.com,
.linabel_c@yahoo.com,
.abecedario@gruposyahoo.com,
.marciaread@gmail.com,
.nuyoricanpapi2nv@aol.com,
.michel_11_24@hotmail.com

Remitido por BASILIO NOVA nova_basilio@hotmail.com

¡Qué vaina del carajo, Basilio!

Aclaración
Margaret Sosa
En la edición de la Agenda Cultural en que se acogió la denuncia valiente de Lauristely Peña Solano publicamos una foto como que era un retrato de Margaret Sosa. Y no era. Como la amiga Margaret era la directora de la obra que fue suspendida y creó las ronchas, buscamos en Facebook una foto de Margaret para publicarla. Pero escogimos una que no era suya. Aquí colocamos una foto de ella, que no nos gusta mucho porque se tapa parte del rostro con un turbante. Es importante sugerir que cuando usted coloque en Facebook fotos diferentes identifique en cada caso a quien pertenece. Facebook ofrece la opción para hacerlo. Para que un editor como yo, que comete errores, no sea ayudado a cometerlos.

Basilio, envíame otra vez el correo, sin el virus.

Clodomiro Moquete