lunes, 7 de enero de 2013

De las tres coreografías presentadas esa noche, la de Tatiana Mejía sobresalió y superó todas las demás

















Fernando Ureña Rib


En Berlín, TAO, una pieza de Tatiana Mejía

Llegué con retraso y jadeando a la Sala Sophie en el centro de Berlín. Era la noche del sábado 5 de enero y se presentaba por primera vez una coreografía original de la dominicana Tatiana Mejía, quien reside desde hace casi dos años en esta ciudad. La gente estaba agolpada a la entrada y cuando finalmente se dio paso a los espectadores, la sala se rebosó de inmediato. Yo logré escabullirme y alcancé muy buen puesto en la tercera fila.

Este espectáculo anual es parte de los prestigiosos “Tanztage” o “Días de Danza de Berlín” que reúne a los nuevos coreógrafos de danza contemporánea de todo el mundo. Es parecido al “Festival de la Nouvelle Danse” que se presenta en Montreal, donde hay talleres y los grupos interactúan y aprenden de la forma de bailar y de moverse los bailarines contemporáneos de otros países.

De las tres coreografías presentadas esa noche, la de Tatiana Mejía sobresalió y superó todas las demás, con creces. No es que las otras fueran malas. A la primera, interpretada por tres conocidos bailarines alemanes, le faltaba sentido o propósito y se quedaban en una especie de “expresión corporal” hábil pero incongruente. El coreógrafo debe tener cuidado de no introducir con demasiados ingredientes, so riesgo de que la historia parezca forzada y resulte de difícil digestión.

La última pieza, realizada por tres bailarinas de Israel, era pretenciosa y vacua. Aunque algunos toques de humor la salvaban, le faltaba la cohesión. Ellas trataban de contar una gran cantidad de pequeñas historias, (relación madre-hija, monogamia, temor a la muerte, etc.,) pero no había una urdimbre que las uniera y que lograra un tapiz multicolor.

La propuesta de Tatiana Mejía, sin embargo, fue admirable. Aunque es muy joven, ella tiene ideas nuevas, creativas. Es una artista de gran madurez histriónica. Añada a esto una formidable formación, presencia escénica y una ejecución impecable, ágil y de grandes momentos dramáticos. La pieza se titula TAO y tiene que ver con la evocación del rocío. Aún dentro de la diversidad y variedad narrativa de la pieza, que no aburre en ningún momento, hay una línea que mantiene al espectador atado al desarrollo y que lo lleva por los distintos estados emocionales que expresa la danzante.

Con esta presentación, Tatiana Mejía se sitúa como una de las mejores coreógrafas del medio cultural joven de la danza en Berlín. El aplauso y las aclamaciones de los asistentes son el mejor augurio de un futuro brillante para esta formidable bailarina dela República Dominicana.

Fernando Ureña Rib — con Rubenia Portalatin, Patrick José Ureña Spahn, Camelia Michel Díaz y 22 personas más en Berlin - Kreuzberg.
Me gusta ·  · Dejar de seguir esta publicación
A Angel Mejía, Tatiana Mejia, Carlos Veitia y 11 personas más les gusta esto.
Ver los 7 comentarios

Barbara Reuss Que buena reseña! Trataré de no perdérmela en la próxima oportunidad.
Hace 46 minutos · Me gusta · 1

Angel Mejía Excelente relato crítico, noticia auspiciosa para el país, gracias Fernando Urena Rib por ser testigo de este acontecimiento.
Hace 16 minutos · Me gusta · 2

Fernando Urena Rib Gracias Ángel, creo que puedes sentirte un padre orgulloso. Tu hija se la lució y dio un espectáculo de 20 minutos que pasaron rápidamente como agua y que todos disfrutamos muchísimos. Felicidades para ti también Ángel.
Hace 5 minutos · Me gusta · 1

Fernando Urena Rib Barbara Reuss, la próxima vez te aviso, aunque pienso que la presentarán de nuevo, porque fue un éxito.
Hace 4 minutos · Me gusta

Barbara Reuss De una vez te doy las gracias por el aviso. No me la perdería...
Hace 3 minutos · Me gusta

Siddartha Romero Wow... yo vi el video que promovia este espectaculo y me quede erizada de las expresiones y todo el drama que lo caracteriza... Quisiera poder verla...
Hace 2 minutos · Me gusta

https://www.facebook.com/groups/lectoresdeurenarib/?fref=ts