martes, 5 de febrero de 2013

¡Un vestido me amarra!, ¡me trunca el optimismo!




















Un vestido quedo y grande 
(corset)

Poema

Sol Lora

Traigo puesto un vestido
dolor entre la carne,
¡con matices nostalgia, el estampado!
Se ciñe a mi alma su corset que exprime
toda y todas mis ansias de perfumes…
Casi asfixia su rígida piel, ¡su señorío!

En este privilegio que me rasga su marca,
¡soy monarca en imperio de apatía!

Yardas y yardas de angustia,
¡tendida la memoria!,
y no sé si el estampado grillete
que adorna la conciencia,
pueda discernir los colores,
ocres y arrebol, dilatados en mis venas.

¡Un vestido me amarra!,
¡me trunca el optimismo!
Se pasea vanidoso, su acoso a mis caderas;
con su busto erguido,
aplana mis intentos libertarios,
¡afinando raíces al olvido!

Los relativos cambios de atavíos
que exploran mis impulsos,
por ocasiones reflejan su efímera sonrisa:
¡La mascarada oxigenante de un suspiro
que prende a gritos mil palabras!

Pero es tan corta su estadía,
¡y mi otra piel tan fuerte y veloz,
que espanta urgente!
La delicia fugaz de aquel reposo de atavío,
fue arrancada al momento del embalso,
para imprimir rigorosa y con furor,
¡lo propio e integro en su brío!

Ya me sudan las sienes con su espasmo,
¡decrépitos impulsos de llorar la agonía!
Ya mi piel no es mi piel, en su estadía,
y mi debilidad sólo apaña los recursos…

¿Es acaso el dolor una franquicia
que imprime al mundo su vestido?
¿Es fortuna la sombra del olvido,
acuesta el calvario sobre estas raíces?
¿Es quizás que este mundo
que gotea en desmemoria,
va al lastro de una historia al occidente?

¡Un vestido no puede ser tan grande,
si aun gotea el verbo sus lamentos!,
si es que incluso extienden manos a un intento:
¡El desvestir al invierno de su infierno!
y prender con sol antorcha, ¡un credo hacia el estío!

https://www.facebook.com/sol.lora1?fref=ts