miércoles, 8 de agosto de 2012

Es la línea que no rompió el conquistador o el inquisidor...















La fuerza del agua y la reconexión con las Abuelas
Manifiesto Guabancex

En la ruralia dominicana emerge la vida, los brotes de maíz florecen y el canto del barrancolí despierta la madrugada. Hoy al igual que ayer el café de la mañana despabila el tiempo. Los ríos fluyen y la fuerza del agua emerge sin que la desmemoria pueda arráncale a la gente la conexión con los/as ancestros/as. Así funciona la vida, recogen piedras, se funda mitos, cuentas historias y desvelan los pasos de nuestros abuelos/as indígenas.

Hoy es conexión y encuentro, un día como otro, una afectividad que conmemoramos. Es mi fuerza, cabeza que conjuga los tres tiempos, lo activo, lo pasivo, lo masculino, lo femenino, el viento, el agua, lo destructivo y lo constructivo. Es la fuerza de Guabancex, cemí andrógino que tuerce el tiempo y la continuidad. Es mi abuela, ancestro vivo que reconecta en la presencia de lo que somos en los cuatros elementos de la naturaleza.

Es la polisíntesis aglutinante, la conjunción de las tres raíces. Es el  abuelo Yucahu, representando la continuidad. Es la línea que no rompió el conquistador o el inquisidor. Son ellos y nosotros/as, presencia permanente que fluye en los pechos de las abuelas negras, blancas o aborigen y aquí estamos levantando los velos, la fuerza viva de la centralidad amerindia, europea y africana.

Hoy en los montes hablan las piedras. El río  jala hasta el fondo para exteriorizar la memoria, mientras resuena el mayohuacan (tambor sagrado Taíno) y los hombres y mujeres de la ruralía recuperan el asombro saliendo despavoridos porque los aborígenes (ancestros) están vivos.

El 8 de agosto conmemora la vida. Y hoy están aquí, las Abuelas Danzantes de la Luna, anunciando las profecías de los antiguos, conectando el tiempo y redescubriendo caminos. Ellas anuncian una ética sostenida en el respeto al otro, a la recuperación del alma. Hoy las abuelas hablan de la ética del Buen Vivir, de romper la enfermedad del olvido, de las piedras como abuelitas primigenias y de lo imprescindible que es cada elemento de la naturaleza. Las abuelitas nos hablan de que necesitamos establecer el hilo de conexión con el universo. Ya que en la vida reside nuestra humanidad finita y es el centro de nuestra espiritualidad.

Las Abuelas nos dicen que hay que asegurar las semillas, proteger los bosques, ríos y montañas. Armonizar los cuatro elementos, ya que la tierra es el cuerpo físico, el agua la sangre, el viento el aliento y el fuego el espíritu, pues esa es nuestra naturaleza. Si logramos detener la destrucción del planeta recobrando los ecosistemas sanos y productivos reconoceremos al Gran Espíritu y defenderemos el compromiso con nuestra memoria. Hoy la Fundación Guabancex Viento y Agua juntos con ustedes celebra el día de los pueblos originarios. Hoy recuperamos el anhelo por la vida misma y reiteramos nuestro compromiso con la transformación.