viernes, 31 de agosto de 2012

La esposa, con gran deseo un buen caño preparó

















TIMOTEO Y EL VIENTO
Poema

Gabriel Moquete

Con mucha facilidad
Timoteo el viento asía,
por su boca lo metía,
lo soltaba por detrás.

Pero una vez se tapó
Timoteo por detrás
y a toda capacidad
de viento se rellenó.

Como globo se elevó
y empezó sube que sube
y al verse allá entre las nubes
varias nubes se tragó.

Un gran trueno resonó
y un relámpago hizo luz,
la lluvia en su plenitud
del cielo se desplomó.

La esposa, con gran deseo
un buen caño preparó
y la tarde se pasó
aparando a Timoteo.