miércoles, 31 de octubre de 2012

Me roza la espalda con su aliento infinito...

Sol Lora





















Sol Lora
Poema

La Parca

Allí fuera, en su estadía,
desde su desigualdad, ella sonríe.
¡Se alimenta de mis pasos!,
éstos que van quedando lerdos
y estériles a cada traspié…

¡Ya puedo palpar como ama mi carne!,
¡con la lujuriosa e impaciente
ansiedad del compromiso!;
segura marcha en sí misma -a mi lado-,
de que soy posesa de sus labios…

Me roza la espalda con su aliento infinito,
y un pulmón se retuerce a la pasión,
tocando mis lunas cedan a sus caricias.
¡Se masturba en su intención!

¡Es amante avezada y complaciente!,
ha prestado una sombra a resguardo
para que lastre algunas horas de vida…

Finalmente lleva la certeza…
Y en su risa perenne,
siempre aguardará desnuda,
para sellar de mis labios el último adiós:
¡Su beso perpetuo de olvido!