jueves, 29 de noviembre de 2012

Premios Dominicanos de Oro General Gregorio Luperón

















Recibe homenaje
Minerva Guerrero Collado

Por Miguel Collado

En un emotivo acto realizado recientemente, cargado de sentimiento patriótico, se llevó a cabo la segunda entrega de los Premios Dominicanos de Oro General Gregorio Luperón, en la ciudad de New York.

En dicho acto fue objeto de un reconocimiento la destacada activista comunitaria y gestora cultural Minerva Guerrero Collado.

El Comité de Puertoplateños Residentes en Estados Unidos, presidido por el ingeniero Jesús Burgos, resaltó los méritos de Minerva como mujer emprendedora, siendo un verdadero ejemplo de conducta dentro de la comunidad hispana enclavada en la gran urbe. El ingeniero Burgos le hizo entrega de un pergamino.

Por muchos años estuvo ella al frente de la Gerencia de Relaciones Públicas de la Alianza Dominicana, en Manhattan, y actualmente es dirigente de varias entidades culturales en la ciudad de Yonkers, donde reside; entre ellas, la Asociación Cultural Dominicana de Yonkers, organización de la que es Vicepresidenta, y que es «una institución dedicada a promover el arte entre los niños dominicanos e impulsar el desarrollo comunitario, tanto de residentes de origen quisqueyano como de los latinos del área».

En la actividad realizada por los puertoplateños residentes en New York estuvieron presentes parientes cercanos del prócer dominicano Gregorio Luperón: las hermanas Gloria y Diomela Laundrau, tataranietas del líder de la Restauración. La dramaturga y actriz dominicana Dinorah Coronado presentó un monólogo en torno a la vida de Luperón que contó con la aceptación del público.

Es justo y oportuno destacar que desde los años 90 la dinámica y solidaria Minerva Guerrero Collado ha mostrado siempre una actitud solidaria y desinteresada a la hora de apoyar cualquier evento cultural o literario de los escritores y artistas dominicanos en la ciudad de New York. El Centro Dominicano de Investigaciones Bibliográficas, CEDIBIL, entidad presidida y fundada por el bibliógrafo dominicano Miguel Collado, puede dar testimonio de ello.

¡Felicidades, Minerva!