martes, 29 de enero de 2013

Y pregúntale a las musas si no he tocado sus puertas
















Rendición de cuentas

Décimas

Gabriel Moquete

Hoy acudo a tu memoria
con toda solemnidad
para que en tu intimidad
registres toda tu historia.
Jamás con otro, la gloria
has podido conocer
como te supo poner
mi alma fiel, enamorada,
pregúntale a la alborada,
indaga al amanecer.

Muy bien saben las estrellas
las noches que sin dormir
he gastado mi existir
pensando en tu imagen bella.
Late en el viento la huella
de mi loco pensamiento
al notar tu alejamiento
sin ninguna explicación
y hoy vengo a esta rendición
de cuenta, cual juramento.

El arcoiris espera
que indagues sobre mi amor,
si no he sentido rubor
al contemplar tus ojeras.
Si mi ánimo no lacera
ese color natural
que a tu boca supo dar
la noble naturaleza,
si no veo en tu cabeza
en ves de pelo, un trigal.

Y pregúntale a las musas
si no he tocado sus puertas
buscando rimar mis muertas
inspiraciones confusas.
Y a la Gioconda, si ilusa
mi mente no ha ido a prisa
flotando sobre la brisa
para de cerca indagar
si es de ella tu mirar
o si es tuya su sonrisa.

También he salido a ver
si Schubert, su serenata
para ti, como sonata
compuso en aquél ayer.
Si aquél Bolero, Ravel
Maurice en ti inspiraría,
Si Por Amor, brotaría
de Solano para ti,
si Beethoven te dio el sí
en alguna sinfonía.

He viajado mentalmente
por el mundo de las Diosas
con la ilusión caprichosa
de elevarte firmemente.
Todo el Olimpo imponente
te abre paso con dulzura,
Isis, ante tu figura
pierde su magia sagrada
y Vesta se ve apagada
por la luz de tu hermosura.

Las Dríades, enredadas
en horizontes boscosos
entonan ritos celosos,
están de envidia embriagadas.
Vuelan Diosas dislocadas
sobre el Olimpo imperial,
no saben dónde calmar
sus alas adoloridas
al contemplarte bruñida
más que un sol primaveral.

Luego de tantas andanzas
para reunir evidencias
he venido a tu presencia
levitado de esperanza.
Y si todo esto no alcanza
para un balance formal,
aquí me hago acompañar
de un Dios que es justo y sincero
aquí te presento a Eros,
Eros te puede abundar.